Ventajas de trabajar en un coworking

más que trabajo

Ventajas de trabajar en un coworking

Aunque te puede parecer un simple lugar en el que encontrar un bonito despacho con aires nórdicos en el que poder trabajar, en realidad los coworking han evolucionado mucho en los últimos años. Han pasado de ser un sitio con varios despachos y si tenías suerte unas cuantas salas de reuniones, para pasar a convertirse en originales espacios en los que el emprendedor puede encontrar una fresca fuente de creatividad. Los cursos, el networking, las cafeterías y los buenos consejos están más que asegurados en muchos de estos centros. Pero lo mejor de todo, y lo que muchas veces se olvida, es que los coworking pueden ofrecer también muchas ventajas fiscales para los autónomos que deciden convertirlos en sus centros de trabajo. ¿No se te ocurre ninguna? ¡Echa un vistazo a este listado!

 

Te ofrece una dirección fiscal independiente a tu casa:

 

A la hora de darte de alta como autónomo, tendrás que elegir una dirección fiscal y muchos freelance que trabajan en casa ofrecen las señas de su vivienda habitual. Pero si decides tener tu lugar de trabajo en un coworking, podrás establecer su dirección como tu dirección fiscal en el Modelo 036 ó 037 de tu alta en Hacienda. Te ofrecerá sobre todo la comidad de recibir cualquier carta a la oficina, en vez de mezclar el correo profesional con las facturas de la luz.

Será tu centro de trabajo:

 

A simple vista puede parecer que disponer de un despacho fuera de las cuatro paredes de tu casa puede servir simplemente para ofrecer a tus clientes una imagen más profesional, o establecerte una rutina. Además de esto, de cara a Hacienda es lo mismo que estar alguilando un local. ¿Consecuencia? Tendrás derecho a desgravar parte del pago de las mensualidades del coworking en concepto de IRPF, es decir, en la Declaración de la Renta, así como a la hora de deducir el IVA en tus autoliquidaciones.

Eso sí, de cara a intentar deducir la gasolina o gastos generales en transporte para ir de casa al coworking, recuerda que Hacienda no considera este desplazamiento como trabajo. Otro caso muy diferente es desplazarte dessde el corworking para trabajar, o comer con algún cliente. Al ser tu centro de trabajo sí podrías deducir parte de la gasolina, dependiendo de tu actividad económica.

 

Te ahorras vacíos legales sobre los suministros:

 

Fácil de entender. Si trabajas en casa, desgravar el IVA de gastos como luz, agua, internet o teléfono fijo muchas veces se convierte en una yincana burocrática, ya que que el autónomo deber afectar su propia casa en su alta de Hacienda, especificando además cosas como la cantidad de metros cuadrados que utiliza para trabajar. Aún así, no es la primera vez que existen problemas a la hora de desgravar estos gastos. Asimismo, otros gastos como IBI por ejemplo, han comenzado a ser considerados deducibles en concepto de IRPF hace tan sólo unos meses. De hecho, ni se conoce bien qué método se utilizará para poder realizar el cálculo exacto.

Por ello, la ventaja fiscal que ofrece el coworking al autónomo al respecto es que, si tiene su oficina en un coworking, ofrece al autónomo todo tipo de servicios como un teléfono fijo, internet, luz, espacios para realizar descansos como cafetería…. Además, van incluidos en el precio que después te podrás desgravar.

 

Te ofrecen interesantes cursos desgravables:

 

En los últimos años, los coworking ofrecen constantemente cursos muy interesantes que te pueden venir genial no sólo para reclicarte, sino para conocer a nuevas personas de fuera del coworking, que siempre pueden convertirse en potenciales clientes si eres avispado en el networking. Pero además, también tienes que recordar que todos los cursos a los que te apuntes que estén relacionados directamente con tu actividad económica pueden ser desgravables. Eso sí, pide a tu coworking que te hagan factura.

Además, ¿se te ha ocurrido alguna vez impartir un curso para sacarte un dinero extra?

 

Hasta la cafetería es ‘friendly’ para Hacienda:

 

Si tu coworking tiene una buena cafetería (y no nos referimos sólo a la calidad de su comida), también puede tener un lado interesante de cara a Hacienda. Se dice que los mejores acuerdos empresariales se hacen en las comidas. Pues bien, una buena cafetería te ofrecerá la posibilidad de reunirte con tus clientes en un ambiente más relajado. Aprovecha esto y, de cara a Hacienda, no te olvides de pedir a tu coworking factura de todas esas comidas con tus clientes.

A la hora de presentar tus trimestres podrás recuperar el dinero gastado en concepto de IVA en alguna de estas comidas, o incluso de las tuyas. Decimos algunas porque muchas veces Hacienda pone problemas para deducir estos gastos, ya que es difícil que el autónomo pueda demostrar qué comidas están estrictamente relacionadas con tu actividad profesional o cuales no. Suena increíble, pero suele decirse que depende del funcionario que te toque y su interpretación. A la hora de hacer la Renta, es dinero que inviertes en cuidar a tus clientes, por lo que también puede desgravar.

 

Alquiler de salas:

 

Si necesitaras algún espacio para reunirte con compañeros, posibles socios puntuales para algún trabajo o incluso algún cliente, muchos coworking ofrecen salas multiespacio en las que realizar este tipo de labores. No te preocupes, porque el dinero extra que inviertas para alquilar la sala también puedes desgravarlo, puesto que está directamente relacionado con tu negocio.

 

Como ves, además de un espacio propio con interesantes precios, los coworking pueden ofrecerte muchas ventajas fiscales como autónomo, por lo que es interesante que lo valores como lugar de trabajo, tanto si aún no te has dado de alta como autónomo, como si llevas tiempo trabajand por tu cuenta.

Leave a Reply